El Papa, los astronautas y las grandes preguntas

El pasado 26 de octubre tuvo lugar un encuentro virtual muy especial entre el Papa Francisco y la tripulación de la Estación Espacial Internacional. El diálogo que mantuvieron el Santo Padre y los astronautas es toda una delicia. Más allá de aspectos técnicos, el Papa formuló a los tripulantes de la estación espacial preguntas acerca de las motivaciones que les llevaron a hacerse astronautas, sobre el lugar del hombre dentro de la inmensidad del universo, etc. Las respuestas de los astronautas son muy, muy sugerentes. Como ejemplo, al comenzar el encuentro Francisco recordó que

la astronomía te hace contemplar los horizontes más lejanos del Universo y suscita en nosotros las preguntas: ¿de dónde venimos, adónde vamos? Les pregunto, a la luz de su experiencia en el espacio: ¿Cuál es su pensamiento sobre el lugar del hombre en el Universo?”.

El encargado de responder a esta pregunta fue D. Paolo Nespoli, quien reconoció que es una “pregunta compleja”. Señaló que él, como ingeniero, se considera “una persona técnica. Me encuentro en mi ambiente rodeado de máquinas, de experimentos”. Por ello,

“cuando se habla de estos temas mucho más internos, me quedo un poco perplejo. Es un discurso muy delicado. Creo que nuestro objetivo aquí es conocer, aumentar el conocimiento. Me gustaría mucho que personas como usted, no sólo ingenieros, no sólo físicos, sino teólogos, filósofos, poetas, escritores, puedan venir aquí, al espacio, para explorar qué significa la presencia de los humanos más allá de los confines de la tierra. Esto seguramente será posible en el futuro”.

Este precioso encuentro vuelve a poner de manifiesto lo enriquecedor del diálogo entre ciencia y religión, y la perennidad de las cuestiones que afectan al sentido profundo de la existencia.

El encuentro completo puede visualizarse AQUÍ, en un vídeo del canal vaticanotvespaña. Yo comparto ahora un extracto que ha recogido la agencia Rome Reports. También disponemos de la transcripción completa en italiano del diálogo en la web del Vaticano.

Foto | L’Osservatore Romano
Vía | aciprensa

Artículos relacionados:

Comparte tu comentario