La Cuaresma, tiempo de amor y justicia

En el Mensaje de Benedicto XVI para la Cuaresma 2008, el Papa ha centrado su reflexión en la limosna como manera concreta de ayudar a los necesitados y como medio para ser más libre respecto a las posesiones materiales. Así, dice el Papa que:

Cada año, la Cuaresma nos ofrece una ocasión providencial para profundizar en el sentido y el valor de ser cristianos, y nos estimula a descubrir de nuevo la misericordia de Dios para que también nosotros lleguemos a ser más misericordiosos con nuestros hermanos… La limosna nos ayuda a vencer esta constante tentación (del apego a las riquezas materiales), educándonos a socorrer al prójimo en sus necesidades y a compartir con los demás lo que poseemos por bondad divina… Según las enseñanzas evangélicas, no somos propietarios de los bienes que poseemos, sino administradores: por tanto, no debemos considerarlos una propiedad exclusiva, sino medios a través de los cuales el Señor nos llama, a cada uno de nosotros, a ser un medio de su providencia hacia el prójimo… los bienes materiales tienen un valor social, según el principio de su destino universal… Socorrer a los necesitados es un deber de justicia aun antes que un acto de caridad.

Para ayudar a transmitir a nuestros alumnos esta idea de la Cuaresma como tiempo de amor y de justicia, encontramos en la Red dos interesantes iniciativas. La primera de ellas es la que llevan realizando varios años desde Ágora Marianista titulada “40 días con los 40 últimos”. Se trata de acercarse en este tiempo de conversión a los pueblos que habitan los países que están a la cola del Desarrollo, los cuarenta países con menor Índice de Desarrollo Humano (IDH). Este acercamiento tiene varios objetivos, entre el que se encuentra el de “mostrar nuestra sensibilidad por los que son los últimos en todo y crecer en esta sensibilidad: los últimos de la sociedad, los últimos de la clase, los últimos del barrio… los preferidos de Dios; nuestros preferidos, no por ser mejores que otros sino precisamente por ser "los últimos".

La otra iniciativa se ha dado a conocer coincidiendo con la campaña anual contra el hambre de Manos Unidas, que este año ha coincidido con el inicio de la Cuaresma. Se trata de un juego on-line titulado “Un Juego Peligroso” concebido como “una herramienta de educación para el desarrollo dirigida a alumnos de segundo ciclo de ESO y Bachillerato. Mediante este juego on-line, los jóvenes y las jóvenes pueden aprender lo que está pasando en el mundo de una forma lúdica y divertida. A partir de la temática base de las relaciones Norte-Sur y de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, las preguntas del juego van aportando datos significativos que permiten comprender la situación crítica que vive la Humanidad en ciertos aspectos -pobreza, hambre, analfabetismo, mortalidad evitable, subdesarrollo, deuda externa, deterioro del medio ambiente…-, interiorizar valores solidarios y mover a la acción responsable".

Links | 40 días con los 40 últimos | Un juego peligroso

2 Comentarios en “La Cuaresma, tiempo de amor y justicia

Comparte tu comentario