Kolbe en la exposición sobre Auschwitz

En el Centro de Exposiciones Arte Canal de Madrid se puede visitar hasta el 3 de febrero la Exposición «Auschwitz. No hace mucho. No muy lejos». Se trata de una muestra sobrecogedora de más de 600 objetos -la gran mayoría, nunca antes mostrados al público- «con una clara intención: esclarecer cómo un lugar así pudo llegar a existir y ahondar en el modo en que su existencia afecta aún hoy a nuestra visión del mundo».

La exposición y la narración audiovisual están muy cuidadas, no permitiendo quedar indiferente ante lo que allí se muestra. Me parece muy acertado el enfoque final del recorrido, con los testimonios de «resistencia» ante el horror vivido en el campo de concentración. Se trata de distintos ejemplos de gestos, objetos y testimonios de supervivientes que muestran cómo el ser humano es capaz de vencer al odio cuando elige el amor y el perdón.

Entre esos testimonios, hay un lugar para San Maximiliano Kolbe, el franciscano que dio su vida en Auschwitz por la de Franciszek Gajowniczek. Se recogen en la exposición una imagen de Kolbe, otra de su celda y unas palabras conmovedoras de Gajowniczek:

“No pude hacer otra cosa que darle las gracias con la mirada. Estaba estupefacto y apenas lograba tomar conciencia de lo que estaba ocurriendo, de la inmensidad de aquel hecho: yo, el condenado, estoy a punto de salvarme porque hay alguien que, de buen grado y voluntariamente, ofrece su vida a cambio de la mía. Un completo desconocido. ¿Qué es esto? ¿Un sueño?”.

Comparte tu comentario