Comienza un nuevo curso con preocupación

Mañana comienza el curso escolar en muchos centros escolares de nuestro país y, desgraciadamente, el profesorado de Religión afronta este curso, un año más, con preocupación por la regulación de la asignatura y por sus condiciones laborales. Como buena muestra de ello, en los últimos días se han publicado en varios blogs artículos donde otros compañeros comparten sus inquietudes y dificultades.

Así, Pablo recogía la reducción de horas de muchos compañeros y aportaba un enlace con una iniciativa esperanzadora en Galicia:

Después del descanso vacacional, comenzamos un nuevo curso; con nuevos alumnos, nuevas expectativas, nuevas inquietudes y tambien con nuevos problemas… La reducción del horario lectivo va a suponer para muchos compañeros una reducción importante en su trabajo y en su salario y puede que hasta algunos tengan que dejar de dar clase. Según la noticia aparecida en el Faro de Vigo en Galicia ya han vislumbrado una forma de solucionar el problema. Esperemos que otras comunidades tomen nota.
 

En el blog de los Profesores de Religión de Andalucía recogen abundantes noticias sobre la disminución de horas de Religión en Secundaria. Siguiendo en Andalucía, una compañera de Dos Hermanas compartía su tristeza por la situación que le está tocando vivir:

Hola compañer@s, hoy siento la necesidad de escribir, para desahogarme un poco, aunque ya lo he hecho con mi marido, mis padres, mi coordinadora y lo siento, ahora os toca a vosotr@s. He pasado unos primeros 15 días de septiembre muy malos, ya que he tenido problemas con mis horarios, me han cambiado de cole por enésima vez y no había manera de cuadrar un horario entre tres colegios sin que se pisaran las horas.. Cuando por fin lo conseguimos ayer 12 de septiembre recibo un e mail en el que nos dicen que Madrid no tienen los contratos preparados y que no nos podemos incorporar a los centros nuevos, sino a los del año pasado.Si, si lo que leeis, me tengo que incorporar a uno de los centros de mi curso anterior, donde ya no cuentan conmigo, no tengo horas y por supuesto NO CUADRAN LOS HORARIOS. ¿y el centro nuevo en el que me esperan el miercoles?¿que dia voy al antiguo si ya tengo unos horarios hechos para los otros tres? Desesperanza, desilusión, decepción… y todo esto a dos días de empezar el curso.
Llevo con este 16 años trabajando, y creo que no ha pasado ni uno, en el que no haya tenido algun contratiempo, pero como este ninguno.
En fin, este es mi problema, ya lo se, pero necesitaba compartirlo. Aun asi, espero ilusionarme de nuevo cuando el lunes entre en clase y me digan ¡Hola seño de reli !


Y en EreAlcala se publicaba una carta leída en un claustro en referencia al horario de Religión en Bachillerato:

Ante la situación en que queda la clase de Religión en 1º de Bachillerato, colocándola sistemáticamente a últimas horas, deseo exponer públicamente mi malestar y total desacuerdo con la Administración. Entra dentro de lo discutible si, en un Estado aconfesional o laico, debe impartirse clase de Religión en la Escuela Pública. Pero lo que no es discutible es que, mientas no cambie la ley y ésta lo permita, habrá que considerarla con la misma atención que a las demás asignaturas. En todo caso, España en este aspecto no es una “rara avis”, puesto que, exceptuando Francia, en el resto de países europeos se imparten clases de Religión dentro de la Escuela Pública.
Por ese motivo, me extraña que la Ley proponga que los alumnos que no elijan Religión vayan a la biblioteca, si no se les asigna un profesor que les atienda y sabiendo que en la biblioteca no hay lugar para tantos alumnos juntos. Eso significa que, al impartirse a últimas horas, los alumnos se irán a sus casas. ¿Qué harán entonces la Dirección y la Inspección? ¿Permitirán que los alumnos salgan del Centro? Eso no lo permite la ley. Como podemos ver, la Administración no suprime la asignatura de Religión, pero la está sometiendo a tal situación de estrés que la conduce hacia una muerte lenta, pero segura, por asfixia. Los profesores de Religión pretendemos ser buenos, pero no tontos y estamos cansados de que se nos tome el pelo de manera tan descarada.
Espero que la Inspección sea tan solícita y tan exigente a la hora de hacer cumplir la ley cuando se trata de las alternativas a la Religión, tanto en su modalidad de Historia de las Religiones como de Medidas de Atención Educativa, y evite que éstas se conviertan en un tiempo para jugar a las cartas, salir al patio o sencillamente para invitar a los alumnos que se vayan a su casa a últimas horas. ¡Y no son meras elucubraciones! Ahora que se nos exige impartir Educación para la Ciudadanía, espero que todos contribuyamos a educar en la libertad y la responsabilidad a nuestros alumnos y a cumplir lo establecido en el sistema escolar.Dicho esto, comienzo el curso con ilusión, con ganas de trabajar y de dedicar mi tiempo a enseñar y educar a nuestros alumnos para que maduren como personas dentro de la Escuela Pública en la que creo, a la que apoyo y con la que me siento plenamente identificado.

Además de la preocupación que despiertan todas estas noticias, creo que no hay que pasar por alto el testimonio de todos estos compañeros que, a pesar de todas estas dificultades, no dejan de expresar su esperanza y su ejemplar compromiso profesional… para tomar nota.

Artículos relacionados:

Comparte tu comentario